Recorrido por el Casco Histórico de La Guaira

Loading...

jueves, 27 de noviembre de 2008

LA GUAIRA: puerta de entrada a Venezuela

La Guaira es considerada la puerta de entrada de Venezuela, ya que en ella se ubica uno de los puertos más importantes de la nación. Está ubicada en el centro-norte del país, a tan sólo 30 km de Caracas y es la capital del estado Vargas y del Municipio Vargas.



GEOGRAFIA

La ciudad que ha formado una conurbación con Maiquetía se ubica en el centro-norte del país a orillas del Mar Caribe, en las faldas del cerro El Ávila, en la Cordillera de la Costa, donde las montañas llegan hasta cerca del mar y la población se asienta horizontalmente por toda la estrecha franja costera y parte de las montañas. Esto resulta en que esté poco poblada, a pesar de su importancia política, económica y cultural. El mar de esta zona es bravo y no hay playas aptas para el baño, pero si hay importantes centros de pescadores.

Está separada de Caracas por tan sólo 30 km. y del principal aeropuerto del país (Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetia) por menos de 5 km. El clima es tropical árido, con un promedio anual de 28ºC y menos de 200 mm de precipitaciones anuales, a pesar de que la ciudad sufrió las inundaciones de lluvias torrenciales a finales de 1999, que la anegaron parcialmente.

La altitud de La Guaira es de 4 metros sobre el nivel del mar. La latitud de La Guaira es de 10º 36' 00" N. La longitud de La Guaira es de 66º 55' 59" O


HISTORIA

Fueron los indios Arauacos quienes primero marcaron con su huella el litoral central venezolano. Sin embargo, 500 años antes de la llegada de Cristóbal Colón, fueron desplazados en algunos sitios por los Caribes, asentados en estas costas.

Vargas se convirtió después en la gran nación Tarma, "extendida entre Puerto Maya y los Valles del Tuy", poblada por indios del independiente, quienes hablaban
lengua caribe.

Un mestizo guaiquerí,
Francisco Fajardo, llegó en 1555 y fundó "La Villa del Rosario". Los atropellos cometidos contra los indígenas por los españoles que lo acompañaron, hicieron fracasar su intento de conquista pacífica. Como consecuencia de esto, el congresillo aborigen realizado en los Uveros de Macuto, y convocados por Guaicamacuto buscaron expulsar a Fajardo del territorio ocupado, dando muestras de primitivas sesiones de la democracia republicana.

La ciudad antiguamente conocida como Huaira, por ser un asentamiento indígena, fue fundada oficialmente en el año
1589 por Diego de Osorio con el nombre de San Pedro de La Guaira. Su importancia marítima no viene de hace poco, desde el comienzo la ciudad fue el más importante centro naval del país, pues fue allí donde se estableció la Compañía Guipuzcoana, cuya casa hasta hoy se mantiene en su casco histórico, habiendo sobrevivido a terremotos (como el de 1810), así como las inundaciones de 1999.

En está ciudad han nacido importantes proceres de la independencia venezolana, como José María España y Manuel Gual; dos presidentes de la república como Carlos Soublette y José María Vargas, además el héroe venezolano-curazoleño, Manuel Piar, quien pasó buena parte de su vida en La Guaira.


DEPORTES

Esta ciudad se inspira el tercer equipo de béisbol con más fanaticada en el país, los Tiburones de La Guaira, también de un equipo de baloncesto nacional como los Delfines de La Guaira (hoy Tiburones de Vargas). Los peloteros venezolanos tan importantes como Cristóbal "Cris" Colón, Óscar Henríquez, Carlos "Café" Martínez, Kelvim Escobar y Luis Rivas.

martes, 25 de noviembre de 2008

LA CASA BOULTON Y LA ECONOMÍA DE LA GUAIRA


En 1826, el joven ingles Jhon Boulton Townley se establece en La Guaira y monta una empresa de importación y exportación; en 1827 compró la casa en donde residiría y despacharía hasta 1858, año en que se residenció en Filadelfia, Estados Unidos y en 1860 se retiró de los negocios.
Sus actividades de importación-exportación estaban relacionadas con el mercado ingles y, sobre todo, con el de la costa este de los Estados Unidos. Boulton contribuyó junto con otros empresarios a la construcción del primer muelle y tajamar terminado en 1846, igualmente participó en la fundación de las cajas de ahorro populares de Caracas y La Guaira.

En 1841 estableció una agencia de la Casa Boulton en Caracas y en 1851 una sucursal de la misma en Puerto Cabello. Tres años después estableció con otros comerciantes la Compañía del Paquete-Vapor entre La Guaira y Puerto Cabello. A partir de 1861 la empresa se llamó H.L. Boulton & Co., dirigida por su hijo Henry Lord Boulton.

En la actualidad la Fundación Boulton dispone de dos sedes, una en Caracas y la de La Guaira. Desde 1838 y durante muchos años, la sede de la primera empresa estuvo en una magnifica casa del siglo XVIII, situada en la Calle Bolívar de La Guaira (detrás de la sede de la Compañía Guipuzcoana) tomada primero en arrendamiento y luego comprada a Felipe Martín Bigotte.

En 1970 la casa fue restaurada y convertida en el Museo Histórico, pero por motivos ajenos a la Fundación hubo de ser cerrada hasta la actualidad. El propósito de crear el Museo de la Fundación Jhon Boulton en la sede de La Guaira estuvo dirigido principalmente a hacer un recuento de la vida marítima del puerto, de sus primeros habitantes, así como del desarrollo de sus actividades civiles, militares, económicas, religiosas y culturales de la zona, y rememorar como la ciudad fue creciendo hasta convertirse por muchos años en el puerto principal de Venezuela.







Vistas de los balcones y fachadas tipicas historicas ubicadas en la Calle Bolívar a la altura del Museo Boulton, tomadas en 1940.

lunes, 24 de noviembre de 2008

LA GUAIRA: una ventana al pasado de Vargas



Don Diego de Osorio consideró que el lugar que hoy ocupa La Guaira era el mejor sitio para fundar en 1856 una ciudad con fortalezas que protegieran a sus habitantes de los piratas. Existen diferentes versiones de como se pobló. Por un lado algunos señalan que se debió al rechazo de los pobladores de Caraballeda al gobernador de la localidad; otros sostienen que se constituyó debido a la necesidad de desarrollar la economía de la región mediante la creación de un sitio de embarque y desembarque de mercancía. En todo caso, La Guaira es hoy capital del Estado y uno de los centros más poblados de la costa varguense.

Actualmente La Guaira es una ciudad que resulta atractiva no sólo para el comercio portuario, sino porque alberga una variedad de sitios para la recreación, desde tranquilas playas hasta construcciones históricas como la Casa Guipuzcoana, La Guzmania, los fortines de La Pólvora y El Vigía y los mercados populares.

Por ser la capital del Estado, en La Guaira están ubicadas las principales oficinas de servicios públicos y privados como bancos, hospitales y clínicas, el Consejo Municipal, la Electricidad de Caracas y la Oficina de Correos y Telégrafos entre otros.

La vida cultural transcurre entre las manifestaciones populares representadas en las casas de la cultura y fundaciones particulares, museos, bibliotecas y centros educativos. En La Guaira también pueden visitarse la casa natal de José María España, sitios en los que se difunden las expresiones artísticas e históricas del Estado.



El Puerto y la Compañía Guipuzcoana

Los eventos de la conquista son fundamentales para el nacimiento de Venezuela como nación. La valentía de los indígenas, los aportes culturales, económicos e ideológicos de los europeos se manifiestan en la actualidad en el Estado Vargas. Con la fundación de villas y poblaciones de la costa se sientan las bases de una cultura arraigada en la mezcla de tradiciones y costumbres.

Desde el puerto de La Guaira se exportaba una gran cantidad de cacao, oro y plata, rubros muy bien cotizados en el mercado español, y sobre todo en Veracruz. Para sistematizar los envíos de bienes a España se tuvo que crear la Compañía Guipuzcoana, ya que la distancia y las dificultades de navegación eran mayores hacia Europa, para favorecer el intercambio en la región caribeña. No obstante, durante el dominio de esta compañía prevaleció el malestar y las protestas de los comerciantes locales, debido a los controles arancelarios y las restricciones operativas. Esta situación deja como legado el modelo de práctica aduanera y recuerdos de su presencia en La Guaira.

La Guaira no escapó a piratas y corsarios franceses, holandeses e ingleses que propiciaron crueles ataques a las costas y villas, con el propósito de saquear y destruir todo a su paso. El paso por el Caribe era durante los siglos XVI y XVIII un riesgo a causa de la amenaza de los prófugos, vagos y maleantes cuyo oficio era asaltar buques. Uno de los ataques mas famosos estuvo a manos de Amyas Preston, reconocido pirata inglés que desembarcó en Macuto en 1595. El pavor generado por su llegada hizo que indios y españoles huyeran del pueblo. Aún así, logró llegar junto con sus hombres a Caracas por una trocha en la entrada de Macuto.

La Guaira y sus Fortines

Por el año 1603 La Guaira permanecía deshabitada por temor a los ataques de los piratas, por ello se tomó la decisión de construir una serie de fortificaciones y almacenes para el resguardo y defensa. Estas construcciones facilitaban un sistema de comunicación y alerta con Caracas. Entre las edificaciones más importantes se encuentran:


  • El Castillo San Carlos:

Está ubicado en el cerro de Las Tunas, sitio por donde pasaba el camino viejo de los españoles. Es la fortificación mas elevada con que contó el sistema defensivo del Puerto de La Guaira. La construcción data de 1.769, según el proyecto que elaboró el Conde Roncali. Sin embargo, para su construcción se utilizaron los cimientos y algunas partes de otro anterior que existió allí desde 1.604, y que fue destinado por los españoles como aduana de transito del camino que unía a La Guaira con Caracas. Es una construcción del tipo regular porque tiene sus cortinas y baluartes de la misma dimensión. Los elementos principales de su construcción son la piedra y el pegamento de cal. Su figura en forma de estrella con cuatro cortinas iguales que cierran con cuatro baluartes, los cuales rematan en sus esquinas con cuatro garitas cilíndricas y abovedadas. Sobre las cortinas y con las bases en las molduras se ubican perimetralmente los merlones y las cañoneras.

Durante el siglo XX este Fuerte fue usado como cuartel, hasta que fue restaurado en 1.970. Para esto se demolieron todas las construcciones modernas que se acoplaron a las cortinas exteriores y que cubrían la antigua plaza de armas, y se reconstruyeron los cordones, merlones, cañoneras y garitas. Fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1.976 y su estado de conservación es regular.

  • Fuerte o Casa de la Pólvora

Fue construido por el Gobernador Don Diego de Osorio y Villegas en 1.590 y está situado un poco más arriba del puente de Jesús, a un costado del cerro donde arrancaba el antiguo camino de los españoles. El Fuerte de La Pólvora, también denominado Casa de La Pólvora, pertenece al tipo de construcción militar conocida como almacén. Entre las características mas resaltantes se pueden citar las siguientes: la planta de este almacén es rectangular. Consta de una nave abovedada techada a dos aguas, donde se almacenaba el material bélico, un muro separado de la nave y tres callejones que impedían el fácil acceso. El almacén cuenta también con un patio interno y un cobertizo adosado al lado sur del muro, techado a un agua y soportado por pilares, donde las tropas podían guarecerse.


  • Fuerte El Vigía:

Se ubica en el cerro El Zamuro, por lo que se reconoce con los nombres de “La Vigía de la Atalaya del Zamuro” y “El Príncipe”. Fue construido a principios del siglo XVIII por Francisco Alberreo. Pertenece al tipo de fortificación regular porque tiene todas sus cortinas y baluartes de una misma dimensión. Los elementos principales de su construcción son la piedra y el pegamento de cal. Desde este fortín se anunciaba por medio de repiques de campana y enarbolando banderillas, la llegada de los buques al Puerto y también servía de aviso a las demás fortificaciones cuando aparecían buques enemigos. Fue declarado Monumento Histórico Nacional el 30 de Abril 1.976, previamente en el año 1.965 fue objeto de una declaración otorgada por la municipalidad.